DISCURSO DE S.E. EMBAJADOR GILBERTO DA PIEDADE VERISSIMO, PRESIDENTE DE LA COMISIÓN DE LA CEEAC, CON OCASIÓN DEL INTERCAMBIO DE VOTOS CON EL PERSONAL

enero 18, 2021

Libreville, 15 de enero de 2021

,

Ha terminado un año y le sucede uno nuevo. Pasamos así del año 2020 al año 2021, que solo ha abierto quince (15) días. Y se ha convertido en una tradición intercambiar votos en el primer mes de cada año nuevo en instituciones y organizaciones.

Es este ritual el que seguimos hoy con la organización de esta primera ceremonia de votos del mandato de la Comisión y, según los más antiguos, la primera en la CEEAC. Permítanme, por lo tanto, saludar esta iniciativa que, lejos de aislarnos de nuestro entorno y de sus realidades, nos sitúa en él y, por el contrario, nos arraiga profundamente.

¿Cómo registrarse y arraigarse en un entorno sin dejarse habitar por sus alegrías, miedos y esperanzas? Pero, ¿cómo tomar toda su medida sin contemplarlos en retrospectiva y explorar prospectivamente los caminos de nuestras esperanzas?

Las ceremonias de intercambio de votos nos obligan a realizar este ejercicio, cuya utilidad para una organización como la nuestra está fuera de toda duda. Una organización, cuya ambición es servir a la integración y a la comunidad que de ella emerge, necesita mirar hacia atrás para construir mejor el futuro, cuyo camino se define con nuestro presente. En un proyecto de integración, mirar atrás es siempre la mejor forma de soñar con otro futuro a partir de nuestro presente.

 

Señoras y Señores

Estimados compañeros y colaboradores

Llevamos poco más de cien días de marcha conjunta en nuestro contador. Además de la fuerte trascendencia de la pandemia de Covid-19 que ha trastocado profundamente los hábitos de trabajo con los que nos habíamos familiarizado y que probablemente no permitía liberar todas nuestras energías y revelar todas nuestras potencialidades, estos cien días estuvieron marcados por un trabajo colectivo que hizo posible

  • La organización exitosa de nuestro retiro de planificación extramuros que llevó a la adopción, en un espíritu de colegialidad, tanto de un plan estratégico quinquenal 2021-2025 como de un plan de acción prioritario para el año 2021;
  • La organización y realización de dos (2) sesiones de la Conferencia de Jefes de Estado y de Gobierno donde la Comisión ayudó a la Comunidad a construir el camino elegido de compromiso común y de la no indiferencia. Esto es lo que representa la actitud hacia la República Centroafricana manifestada en las dos declaraciones relacionadas y el apoyo militar que la región está organizando actualmente para ayudar a este Estado miembro;
  • La continuación de programas y proyectos en curso;
  • La organización e implementación de una importante misión internacional de observación electoral en la República Centroafricana (RCA) y de apoyo técnico a las autoridades de la RCA;
  • La organización e implementación de la primera etapa de un retiro intramuros para iniciar el trabajo de desarrollo de una estrategia de movilización de recursos, que debe llevarnos a la definición de conceptos específicos de la CEEAC por la importante actividad representada por la Movilización de Recursos para el funcionamiento de nuestra Organización y el desarrollo de la región de África Central.

Tales éxitos deben hacernos tomar consciencia de la importancia de trabajar juntos con una gran preocupación por el rendimiento para lograr una visión de valor agregado para nuestra región, sus Estados y sus pueblos.

Esta experiencia nos permite aprender una lección: es posible llegar más lejos e incluso mover montañas juntos. Trabajar y triunfar juntos es la forma más segura de lograr grandes y bellas cosas al servicio de la Comunidad y la Integración.

Las cosas sostenibles son más a menudo el resultado de luchas o batallas colectivas que individuales. Así que, es juntos y obsesionados con el desempeño y, unidos detrás de una visión, que debemos entrar en el año 2021.

Les insto encarecidamente a que lo hagan en aras del éxito de nuestra doble ambición de lograr la integración regional y construir una Comunidad dinámica. Pero, sólo podremos afrontar este desafío de trabajar juntos, obsesionados tanto con el desempeño como con la unidad detrás de una visión movilizadora, si somos capaces de superar cuatro tentaciones que se han convertido en algunas de las principales debilidades de la CEEAC. Estas tentaciones y debilidades se denominan individualismo, retención generalizada de información, nacionalismo y falta de humildad.

 

Señoras y Señores

Estimados compañeros y colaboradores

El individualismo al que me refiero, aquí, tan a menudo nos ciega hasta el punto de encerrarnos en nosotros mismos y hacernos vivir en la ilusión de que cada uno es una CEEAC, por no decir CEEAC. La misma ceguera nos lleva a transformar lo que es de todos, en derecho, en un bien privado y exclusivo. Esta actitud es la que está detrás de la retención de información de la que somos culpables a diario en nuestro entorno profesional. La ceguera de la que me hice eco incluso nos lleva a negarnos a ver el mundo tal como es, es decir, con la diversidad cultural y el pluralismo que lo caracteriza. Esta negativa a aceptar la diversidad cultural y el pluralismo se convierte rápidamente en un apego exacerbado a la propia nación y, por lo tanto, en un nacionalismo estrecho. Si el nacionalismo ya esconde una falta de humildad, ya que nos hace decir que no hay nada de valor aparte de lo que viene de mi propia nación, todavía se basa en una falta de humildad individual. En nuestro entorno profesional, esta falta de humildad individual se traduce en la tentación de creer que uno es el único poseedor del conocimiento y la ciencia. Esta pretensión nos lleva a dudar de las capacidades de los demás, a menospreciarlos. Es esta afirmación la que muchos no apoyaron en nuestros Estados y los llevó a imponernos el artículo 114 del tratado revisado, un poco como para decir que no éramos indispensables.

Por tanto, no sólo en interés de la Comunidad o de la causa de la integración, sino también de nuestra propia Organización, es importante que cambiemos nuestra mirada y demos la espalda definitivamente a las debilidades mencionadas para nacer o renacer en el hombre cuyo perfil es adecuado para trabajar en una organización como la nuestra y para la causa de la integración regional. Los desafíos de la construcción comunitaria y de la integración regional hacen necesario un llamado a este cambio de perspectiva y conductual. No hay duda aquí de que es ,ante todo, a través de hombres y con hombres que se construirá una verdadera integración comunitaria y regional en África Central. Por lo tanto, el capital humano es nuestro mejor activo en esta doble ambición. Me gustaría que todos los aquí presentes tuvieran en cuenta mi convicción de que es la calidad de este capital humano lo que finalmente marcará la diferencia en el logro de nuestra ambición, por eso me arriesgué a adoptar una actitud bastante pragmática en la aplicación del artículo 114 del Tratado revisado, aunque algunos aquí lo interpretaron a la inversa, hasta el punto de emprender planes y maniobras que terminaron minando o socavando sus propios intereses y los de muchos otros dentro de la organización.

Sacado el vino, hay que beberlo hasta las heces sin dejar de explorar las vías y los medios como ventanas de oportunidad para salir de los escollos que plantea la aplicación de este artículo sin que la organización pierda los pocos talentos a su disposición y allanando el camino para la renovación de la plantilla y la búsqueda de perfiles experimentados y de alta calidad que, contrariamente a lo que podamos pensar, sí existen en nuestros Estados, para afrontar los retos actuales de la construcción de la integración comunitaria y regional. Así como pido que se ponga fin a meras suposiciones en cuanto a la implementación del artículo 114, me gustaría que los que han alcanzado la edad de la jubilación y los que han perdido toda motivación y gusto para el desempeño, entiendan que su honor radica en la elección libre o acordada de otros caminos hacia el logro personal. Esta obra se abrirá próximamente, tan pronto como se cumplan y se implementen las condiciones para la contratación gradual de un nuevo personal.

 

Señoras y Señores

Estimados compañeros y colaboradores

Muchas veces se me ha dado por percibir una ansiedad entre algunos de nosotros sobre los recursos que necesitan sus respectivos servicios para la implementación de los Planes que bajo mi dirección se han elaborado, los Planes de Acción Prioritarios 2021 y el Plan Estratégico quinquenal 2021-2025. Si bien algunos de nosotros hemos sabido interpretar la lentitud, cuya explicación se encuentra principalmente en la escasez e imprevisibilidad de los recursos financieros como falta de interés en determinadas actividades, quisiera enfatizar aquí con fuerza la clara conciencia que tengo del vínculo entre rendimiento y capacidades.

Claramente, sé que la ejecución de nuestro ambicioso Plan de Acción Prioritario 2021, que prevé muchas acciones en torno a temas tan diversos como la contribución de África Central a la implementación de la ZLECAF, el establecimiento de un Banco de Desarrollo y un Fondo de Cooperación y Desarrollo, el desarrollo de proyectos de infraestructura de integración física, la libre circulación de personas y de bienes, la mejora de la seguridad marítima, el fortalecimiento de los vínculos con las instituciones especializadas de la Comunidad, la revitalización de la Cámara de compensación y la creación del Parlamento regional pueden resultar difíciles debido a la falta de recursos humanos y materiales suficientes.

Este es en realidad el momento que estaba esperando para invitarlos a desarrollar un espíritu de creatividad con respecto a los asuntos comunitarios, para fortalecer su capacidad de ofrecerse a la CEEAC en lugar de sólo buscar que nos traiga mejores condiciones de vida, de la cuales soñábamos antes de entrar, así como su capacidad imaginativa para ayudar a descubrir cómo hacer más con poco, en lugar de hacer de las dificultades «una silla para sentarse».

Por mucho que necesitemos recursos humanos, cuyo tratamiento me comprometo a mejorar, tanto las condiciones laborales como de vida a través de claros beneficios, espero que estén disponibles y sean eficientes. Más allá de las declaraciones y contratos de ejecución que se firmarán, es la conciencia de un contrato moral con la organización lo que debe animar y dinamizar el compromiso de los demás al servicio de la Comunidad en la organización y en la integración regional.

Tomé la decisión de hacer de este evento una oportunidad para interpelar y ayudar a cada uno de nosotros a abrir nuestras mentes a la esperanza de un futuro mejor, pero con nuestra propia contribución.

Permítanme concluir mi declaración con estas palabras.

Para cada uno de ustedes y para los miembros de cada una de sus familias, les extiendo los mejores deseos para un feliz año nuevo 2021.

Con este año nuevo que recaigan sobre ustedes los beneficios de la salud, la prosperidad, la paz y el éxito profesional.

Que también os sea dado para sacar de él la vitalidad, la energía y la pasión que requiere el compromiso de servir a una causa como la construcción de la integración regional y una Comunidad capaz de transformar el destino y la vida de los pueblos de nuestra región de África Central.

¡Feliz año nuevo 2021 a todos!

Le agradezco su atención.